Logo

Inicio  > Gabinete de prensa  > Noticias  > La consejera de Justicia, Montserrat Tura, y la ...
El estudio demuestra que un 40% de los internos relaciona positivamente trabajo productivo y reinserción     25/06/2007

La consejera de Justicia, Montserrat Tura, y la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, presentan el libro “El trabajo en las cárceles”

La consejera de Justicia, Montserrat Tura, y la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, han presentado el libro “El trabajo en las cárceles”, encargado por el Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE), empresa pública del Departamento de Justicia, al Centro de Investigación sobre Estudios del Trabajo y Vida Cotidiana (QUIT), de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

El estudio, explicado en rueda de prensa por el director de la investigación y profesor de sociología de la UAB, Fausto Miguélez, está hecho en base a entrevistas a directores de centros penitenciarios, jefes de talleres productivos, psicólogos, directivos del CIRE y encuestas a 691 internos de centros penitenciarios catalanes, de los 1940 que actualmente están ocupados.

“El trabajo en las cárceles”, el primer documento que se presenta de estas características, demuestra que alrededor de un 40% de los internos relaciona positivamente trabajo productivo y reinserción. Consideran que el trabajo les será útil para entrar en el mercado laboral cuando acaben su condena y recuperen la libertad.

La función socializadora del trabajo en las cárceles

El trabajo en prisión también tiene dos utilidades más, según demuestra este estudio. Por una parte, evita conflictos y canaliza las energías de los reclusos. En segundo lugar, es un instrumento de socialización, de aprendizaje de pautas y de normas de comportamiento. Al respecto del nivel de satisfacción que tienen los reclusos con el trabajo que desempeñan, un 31,7% dice estar muy satisfecho; un 22,9% asegura estar satisfecho y sólo un 10,1% declara estar muy insatisfecho. Más significativo es otro dato: el 80% asegura que, aunque pudiera, no dejaría de trabajar.

El único aspecto negativo que tiene el trabajo en las cárceles, según los internos, es el salario. Un 59,3% de los encuestados considera insuficiente lo que cobra. Del salario que reciben, más de la mitad, el 59%, lo destina a gastos personales, mientras que un 19% lo manda a la familia. El sueldo está cerca del Salario Mínimo Interprofesional, y los internos cotizan según la normativa vigente, en función de las horas que trabajan. En 2006 las cotizaciones de internos trabajadores se situaron en 1.435.844,5 euros, un 33,26% más que el año anterior.

El trabajo en los centros penitenciarios también es muy importante porque ayuda a socializar a los internos a través de la relación que estos entablan con sus compañeros de trabajo y con los jefes, con los que tienen muy buena relación, incluso mejor que con los funcionarios de prisiones. Un 70% cree que el trabajo mejora las relaciones con los compañeros, cosa que demuestra que el trabajo mejora el clima social en los centros penitenciarios.

El trabajo pone de manifiesto que los reclusos que están más dispuestos a trabajar son aquellos que ya tenían hábitos laborales previos y aquellos que tienen familia. Precisamente, los que tienen un nivel educativo medio o superior son los que más valoran la función educativa del trabajo que desempeñan en prisión. Los talleres que se desarrollan en las cárceles son varios, como cerrajería, imprenta, confección, ebanistería o montaje.

Los motivos que hacen que los internos trabajen son varios: un 68% lo hace para obtener un salario; un 59% cree que es una manera de no pasar tanto rato en el patio, mientras que un 35% trabaja para mantener la mente ocupada.

La colaboración entre el CIRE y la OATFPE

La presentación de “El trabajo en las cárceles” ha sido posible gracias a la colaboración entre el CIRE y el Organismo Autónomo de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (OATPFE), dependiente del Ministerio del Interior. Por su parte, la Fundación Obra Social de “la Caixa” está muy vinculada al Departamento de Justicia y al CIRE a través de la colaboración en varios programas de reinserción, como el Programa de Becas de Formación para reclusos.

El trabajo en los centros penitenciarios de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias

En los 66 centros penitenciarios dependientes de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias están trabajando en la actualidad 11.598, lo que supone un incremento de un 28% desde el 2004. Las cotizaciones de internos trabajadores en el 2006 se situaron en más de 5 millones de euros: un 30% más respecto al año anterior. La Dirección General de Instituciones Penitenciarias, a través del Organismo Autónomo de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo está llevando a cabo diversas iniciativas de colaboración con organizaciones empresariales y otros agentes sociales para impulsar los talleres productivos, ya que son un instrumento esencial para la reinserción e integración de los internos en la sociedad una vez cumplida su condena. Además, más de 15.900 internos participarán este año en los cursos de formación que se imparten en los centros penitenciarios.

Esta información puede ser usada en parte o en su integridad sin necesidad de citar fuentes.

Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
C/ Alcalá, 38-40
28014 Madrid
tel. 91 335 48 95/96/98

© Copyright 2015 - Ministerio del Interior - Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
Aviso legal