Logo

Programas de intervención con drogodependientes

Entre las personas que ingresan en prisión la drogodependencia es uno de los problemas más importantes, por el número de personas afectadas y por la gravedad de las complicaciones asociadas al consumo: problemas de salud, desestructuración de la personalidad, difícil convivencia familiar, carencias formativa y laboral, además de la problemática jurídica y penal. Para dar respuesta a esta problemática se desarrollan diversos programas de intervención en torno a tres áreas fundamentales interrelacionadas entre sí: prevención, asistencia y reincorporación social.

??? Cuerpo[1]/Imagen[1]/Pie ???

La intervención en materia de drogas en Instituciones Penitenciarias viene regulada por la Instrucción 3/2011.

Objetivos

En concordancia con la Constitución Española y la Ley Orgánica General Penitenciaria, el objetivo genérico de la intervención penitenciaria reside en la normalización e integración social del interno e interna. En el momento de establecer las metodologías de intervención es imprescindible considerar las características sociales y culturales de la población penitenciaria destinataria así como sus necesidades. Así los objetivos específicos de intervención en materia de drogas, en orden a las prioridades, consisten en:

  • Prevenir el inicio en el consumo de drogas y las conductas de riesgo,

  • Prevenir y reducir los riesgos y los daños asociados al consumo,

  • Conseguir periodos de abstinencia, que configuren una ruptura de la dependencia y una reordenación de la dinámica personal y social,

  • Optimizar la incorporación social, dotando a los drogodependientes de las habilidades y recursos necesarios para poder afrontar con posibilidades de éxito el tratamiento en libertad y su normalización e integración en la sociedad.

Programas

Hacia estos objetivos van dirigidos los programas con los que se trabaja en los establecimientos penitenciarios, abordando esta problemática de manera integral. Se realizan acciones preventivas dirigidas a la totalidad de la población, así como actividades de tipo terapéutico y reinsertador para quienes son consumidores activos o están en proceso de recuperación.

1. Programa de prevención y educación para la salud

Tiene como objetivos mejorar la información sobre las drogas y sus efectos, evitando el inicio de su consumo. También propiciar un estilo de vida saludable y dotar de competencias y habilidades para rechazar el consumo y favorecer una adecuada inserción social.

2. Programa de intercambio de jeringuillas(PIJ)

Un problema importante es la adquisición y transmisión de enfermedades graves cuando se consumen drogas por vía inyectada con jeringuillas usadas. El objetivo del PIJ es preservar la salud y la vida de los consumidores de drogas por inyección, al hacer posible que puedan utilizar equipo de inyección estéril. El programa de intercambio de jeringuillas que se desarrolla en los centros penitenciarios ha recibido el PRIMER PREMIO EUROPEO A LAS BUENAS PRÁCTICAS DE SALUD EN LAS PRISIONES, otorgado por la Red Europea de Prisión y Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

3. Programa de tratamiento con metadona

El tratamiento con metadona constituye uno de los programas más efectivos de intervención en la reducción de riesgos y de daños y en el tratamiento de la dependencia, por el considerable número de drogodependientes que acoge y por los beneficios individuales y colectivos que se pueden obtener, al favorecer la disminución del consumo de drogas, la evitación del consumo por vía intravenosa, la mejora del estado físico y mental y el descenso de la conflictividad.

El tratamiento con metadona que abarca únicamente la dispensación del fármaco constituye una intervención fundamentalmente de reducción de riesgos y de daños. Cuando este tratamiento farmacológico comprende además actividades de apoyo psicosocial y de preparación para la salida en libertad, la intervención tiene carácter normalizador y rehabilitador. Cada persona en tratamiento sustitutivo está incluido en una u otra modalidad terapéutica en función de las características y situación del proceso de recuperación en el que se encuentre.

4. Programa de deshabituación

Consta de dos procesos: desintoxicación y deshabituación propiamente dicha.

Desintoxicación:

Se elimina la dependencia física hacia la sustancia o sustancias que han creado adicción. Se realiza principalmente mediante tratamiento farmacológico del síndrome de abstinencia, programándose igualmente otras acciones de apoyo.

Deshabituación:

La segunda fase consiste en la eliminación de la dependencia psicológica. Es mucho más compleja y prolongada. Se facilita la adquisición de elementos, estrategias y pautas de conducta que permitan la normalización e integración social, para poder enfrentarse con posibilidades de éxito a los factores adversos, internos y externos, que en otras condiciones tenderían a precipitar el consumo de drogas. Puede realizarse de forma ambulatoria, en centro de día o en módulo terapéutico, o entender los anteriores como fases de un mismo proceso.

5. Programa de reincorporación social

Tiene como objetivos la adquisición y desarrollo de instrumentos, actitudes y habilidades, recursos y aprendizajes que ayuden a mejorar el desenvolvimiento personal, familiar, social y laboral, para poder afrontar con posibilidades de éxito el tratamiento en libertad y su normalización e integración en la sociedad.

Forman parte de este programa las siguientes medidas y actividades: salidas diarias para trabajar o para tratamiento, programas de preparación para los permisos y para la libertad, derivación a cumplimiento en unidades terapéuticas extrapenitenciarias, y clasificación en tercer grado y cumplimiento en centros abiertos. Se cuenta con la colaboración de los profesionales y recursos extrapenitenciarios existentes, tanto terapéuticos como de la red de recursos sociales, para conseguir globalidad en las actuaciones.

Modalidades de intervención

1. Intervención ambulatoria / Centro de día

Se destinan espacios adecuados para que los profesionales puedan desarrollar las actividades terapéuticas con los internos incluidos en los distintos programas.

Estos espacios pueden ubicarse en cada módulo (intervención ambulatoria) o en una dependencia centralizada con diversas salas o despachos (centro de día).

2. Módulo terapéutico

Son módulos independientes destinados a albergar a internos e internas que se encuentran en tratamiento integral de drogodependencias. Se pretende crear un espacio socioeducativo y terapéutico normalizado y libre de las interferencias de la droga.

Equipos de coordinación y gestión

Para el desarrollo de los programas de intervención con drogodependientes se cuenta con la coparticipación de las diversas áreas penitenciarias y las diferentes instituciones responsables de la atención a las drogodependencias, dependientes de las administraciones central, autonómica y local, así como de las organizaciones no gubernamentales. Los equipos de coordinación y gestión consisten en:

  • Equipo Sanitario, con funciones de diseño, ejecución y evaluación de las intervenciones sanitarias. Desarrolla los programas de intercambio de jeringuillas, de metadona y desintoxicación.

  • Equipo Técnico GAD (Grupo de Atención al Drogodependiente), con funciones de diseño, ejecución y evaluación de las intervenciones multidisciplinares. Los programas de su competencia son los de prevención-educación para la salud, intervención psicosocial en el tratamiento con metadona, deshabituación y reincorporación social.

    Estos Equipos Multidisciplinares están compuestos por profesionales penitenciarios y de organizaciones no gubernamentales, en colaboración con los Planes Nacionales y Autonómicos sobre Drogas y Sida y otras instituciones. Forman parte del Equipo el médico, psicólogo, educador y trabajador social y puede ampliarse con funcionarios de vigilancia, maestros, enfermeros, monitores, etc.

  • La Comisión GAD, con funciones de dirección y coordinación, está presidida por el director del centro y forman parte de ella los subdirectores médicos y de tratamiento y los coordinadores de los equipos técnicos-GAD.

© Copyright 2015 - Ministerio del Interior - Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
Aviso legal