Logo

Inicio  > Medio abierto  > Modalidades de cumplimiento

Modalidades en medio abierto

El medio abierto alberga un importante segmento de población penal que, cumpliendo condena, se encuentra en un proceso acreditado de inserción social. Las personas clasificadas en tercer grado de tratamiento disfrutan de un régimen de vida que permite la excarcelación motivada diaria para su integración social, utilizando los recursos comunitarios existentes.

??? Cuerpo[1]/Imagen[1]/Pie ???

Regulación

El vigente Reglamento Penitenciario, aprobado por Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero, recoge las diferentes modalidades de cumplimiento en Régimen Abierto:

  • El artículo 82 regula la modalidad de vida en régimen abierto restringido, en el cual se limitan las salidas debido a determinadas características psicosociales de la persona y con ello se pretende la progresiva adaptación a un régimen abierto más pleno.

  • El artículo 83, en el que se establecen los objetivos y principios del régimen abierto, recoge que la actividad penitenciaria en régimen abierto tiene por objeto potenciar las capacidades de inserción social positiva que presentan los penados clasificados en tercer grado, realizando tareas de apoyo, asesoramiento y la cooperación necesaria para favorecer su incorporación progresiva al medio social. Entre los principios que rigen el régimen abierto recogidos en este mismo artículo, se establece la coordinación con cuantos organismos e instituciones públicas o privadas actúen en la atención y reinserción de los reclusos, promoviendo criterios comunes de actuación para conseguir su integración en la sociedad.

  • El artículo 86.4 posibilita una forma específica de cumplir condena en régimen abierto, sustituyendo el tiempo de estancia mínimo obligatorio en el establecimiento por medios telemáticos u otros sistemas adecuados de control. Supone una potenciación de los principios inspiradores recogidos en el artículo 83.2 anteriormente mencionado.

  • El artículo 100.2 introduce el llamado principio de flexibilidad, adoptando respecto a cada penado un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los grados de clasificación. Ello permite la incorporación progresiva al Medio Abierto de penados clasificados en segundo grado de tratamiento.

  • El artículo 104.4 valora la conveniencia de clasificar en tercer grado, por razones humanitarias y de dignidad, a las personas enfermas muy graves con padecimientos incurables que se encuentren cumpliendo una pena privativa de libertad.

  • Los artículos 165 a 167 regulan las Unidades Dependientes para el tratamiento penitenciario de determinados internos clasificados en tercer grado. En ellos, se establece que los servicios y prestaciones de carácter formativo, laboral y tratamental que en dichas unidades reciben los internos serán gestionados de forma directa y preferente por asociaciones u organismos no penitenciarios en coordinación con la Administración Penitenciaria.

  • El artículo 182 regula el cumplimiento del tercer grado en Unidades Extra-penitenciarias con internos que necesiten tratamiento de deshabituación de determinadas sustancias, pudiendo celebrar convenios con otras Administraciones o con entidades colaboradoras para la ejecución de las medidas de seguridad privativas de libertad.

  • El artículo 197 establece la posibilidad de conceder la libertad condicional a internos extranjeros no residentes legalmente en España o de españoles residentes en el extranjero para que dicha libertad se disfrute en el país de residencia fijado.

Modalidades de cumplimiento

Así, debemos distinguir entre distintos sistemas de vida para los penados en medio abierto:

Abierto residencial
  • Tercer Grado pleno: art. 83 del R.P.
    Tiene por objeto potenciar las capacidades de inserción social positiva que presentan los penados clasificados en tercer grado, realizando tareas de apoyo, asesoramiento y la cooperación necesaria para favorecer su incorporación progresiva al medio social.

  • Tercer Grado restringido: art. 82.1 del R.P.
    Tiene como objetivo, en determinados casos, encontrar alguna asociación o institución pública o privada para su apoyo o acogida en el momento de su salida en libertad.

  • Segundo Grado Modalidad artículo 100.2 (flexibilidad):
    Esta modalidad introduce el llamado principio de flexibilidad, adoptando respecto a cada penado un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los grados de clasificación. Ello permite incorporar progresivamente al Medio Abierto penados clasificados en segundo grado de tratamiento.

Abierto extrapenitenciario
  • Tercer grado art. 165 unidades dependientes:
    Los servicios y prestaciones de carácter formativo, laboral y tratamental que reciben los internos son gestionados de forma directa, y preferente, por asociaciones u organismos no penitenciarios en coordinación con la Administración Penitenciaria.

  • Tercer grado art. 182 comunidades terapéuticas:
    Regulan el cumplimiento del tercer grado en Unidades Extra-penitenciarias con internos que necesitan tratamiento de deshabituación a determinadas sustancias, pudiendo celebrar convenios con otras Administraciones o con entidades colaboradoras para la ejecución de las medidas de seguridad privativas de libertad.

  • Tercer grado art 86.4 con medios telemáticos:
    Posibilitan una forma específica de cumplir condena en régimen abierto, sustituyendo el tiempo de estancia mínimo obligatorio en el establecimiento por medios telemáticos u otros sistemas adecuados de control.

  • Tercer grado art 86.4 con otras medidas de control.

Terceros grados en centros de régimen ordinario

Penados clasificados en tercer grado de tratamiento y que podrían permanecer en medio ordinario hasta la libertad condicional (que se presume próxima):

  • Tercer grado art. 104.4 (enfermos incurables):
    Se les clasifica en el tercer grado, por razones humanitarias y de dignidad personal, a los penados o penadas con enfermedades muy graves o con padecimientos incurables.

  • Tercer grado art. 197 (extranjeros):
    Se establece la posibilidad de conceder la libertad condicional a internos extranjeros no residentes legalmente en España, o de españoles residentes en el extranjero para que dicha libertad se disfrute en el país de residencia fijado.

© Copyright 2015 - Ministerio del Interior - Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
Aviso legal